top of page

Ana y Mia: la falsa amistad de los trastornos alimenticios

Actualizado: 13 nov 2018

En los últimos años los seudónimos de Ana y Mia se han expandido por todas las redes sociales, ofreciendo una falsa amistad. Bajo el disfraz de unas buenas compañeras que están contigo en tus momentos de soledad. Los trastornos alimenticios, es decir, Anorexia Nervosa, Bulimia Nervosa y Trastorno de Atracón se presentan como la consecuencia a una alteración emocional que no se ha manejado adecuadamente.


La sociedad actual ha ido generando un culto muy particular respecto a la belleza y los ideales sobre el cuerpo. La preocupación por el peso y el miedo a engordar conlleva la búsqueda de la delgadez a cualquier precio; dentro de las medidas que se llegan a tomar para alcanzar el peso deseado, muchas veces debajo de un índice de masa corporal (IMC) sano, implican sintomatología de un trastorno de la conducta alimentaria (TCA).


Se ha encontrado evidencia que los pacientes que presentan un trastorno de la conducta alimentaria tienen como características generales perfeccionismo elevado, autoestima baja, obsesividad, rigidez e insatisfacción corporal.


La imagen corporal es uno de los factores más potentes para el desarrollo y el mantenimiento de los trastornos alimenticios Se considera que la baja autoestima es un factor relevante de vulnerabilidad para el desarrollo y mantenimiento de estos trastornos.


El amor propio y la aceptación del propio cuerpo


Respecto a la autoestima, los hallazgos indican que una autoestima alta actúa como factor protector para el desarrollo de alteraciones en el comportamiento alimentario; mientras que las personas que desarrollan un trastorno alimenticio presentan una autoestima baja. Estas personas tienen preocupación por el peso y la apariencia física, autodesvalorización al comparar su silueta con la de otras personas e insatisfacción corporal. También se ha demostrado que la autoestima mejora tras recibir tres meses de tratamiento específico para TCA.


En cuanto a la relación entre autoestima y alteraciones emocionales, se ha visto que la autoestima baja juega un papel fundamental para entender la presencia de sintomatología ansiosa y depresiva en la evolución de un trastorno alimenticio. Se presentan mayores puntuaciones en depresión y ansiedad cuando se tiene una autoestima baja.


Es decir, que el índice de masa corporal, ya sea en niveles normales o infra normales, no representa un factor prominente en la satisfacción corporal. Son los niveles de autoestima y alteraciones emocionales los que van a propiciar, mayormente, la presencia y mantenimiento de un trastorno alimenticio, esto sumado a las demandas del entorno y los estándares de belleza que se tienen.


Los principales factores de riesgo son la presión social, obsesión por la delgadez, insatisfacción corporal, conductas restrictivas (dejar de comer), conductas purgativas (vómitos y uso de laxantes) autoestima baja y sintomatología depresiva. Entre el 40% y 80% de los pacientes con trastornos alimenticios presentan cuadros graves de depresión.



Cómo identificar un trastorno alimenticio


A continuación, se enlistan los síntomas de Anorexia Nervosa, Bulimia Nervosa y Trastorno de Atracón:


Anorexia nerviosa


A . Restricción de la ingesta energética en relación con las necesidades, que conduce a un peso corporal significativamente bajo con relación a la edad, el sexo, el curso del desarrollo y la salud física.

*Peso significativamente bajo se define como un peso que es inferior al mínimo normal o, en niños y adolescentes, inferior al mínimo esperado.


B . Miedo intenso a ganar peso o a engordar, o comportamiento persistente que interfiere en el aumento de peso, incluso con un peso significativamente bajo.


C . Alteración en la forma en que uno mismo percibe su propio peso o constitución, influencia impropia del peso o la constitución corporal en la autoevaluación, o falta persistente de reconocimiento de la gravedad del bajo peso corporal actual.


Bulimia Nervosa


A . Episodios recurrentes de atracones. Un episodio de atracción de caracteriza por los dos hechos siguientes:

1. Ingestión, en un período determinado (p. ej. dentro de un periodo cualquiera de dos horas), de una cantidad de alimentos que es claramente superior a la que la mayoría de las personas ingerirían en un período similar en circunstancias parecidas.

2. Sensación de falta de control sobre lo que se ingiere o la cantidad de lo que se ingiere), que no se puede dejar de comer o controlar lo que se ingiere o la cantidad de lo que se ingiere).


B. Comportamientos compensatorios inapropiados recurrentes para evitar el aumento de peso, como el vómito autoprovocado, el uso incorrecto de laxantes, diuréticos u otros medicamentos, el ayuno o el ejercicio excesivo.


C. Los atracones y los comportamientos compensatorios inapropiados se producen, de promedio, al menos una vez a la semana durante tres meses.


D. La autoevaluación se ve indebidamente influida por la constitución y el peso corporal.


E. La alteración no se produce exclusivamente durante los episodios de anorexia nerviosa


Trastorno de atracón


A. Episodios recurrentes de atracones. Un episodio de atracón se caracteriza por los dos hechos siguientes:

1. Ingestión, en un período determinado (p. ej. dentro de un período cualquiera de dos horas), de una cantidad de alimentos que es claramente superior a la que la mayoría de las personas ingeriría de un período similar en circunstancias parecidas.

2. Sensación de falta de control sobre lo que se ingiere durante el episodio (p. ej. sensación de que no se puede dejar de comer o no se puede controlar lo que se ingiere o la cantidad de lo que se ingiere).


B. Los episodios de atracones se asocian a tres (o más) de los hechos siguientes:

1. Comer mucho más rápidamente de lo normal.

2. Comer hasta sentirse desagradablemente lleno.

3. Comer solo debido a la vergüenza que se siente por la cantidad que se ingiere

4. Comer solo debido a la vergüenza que se siente por la cantidad que se ingiere.

5. Sentirse luego a disgusto con uno mismo, deprimido o muy avergonzado.

C. Malestar intenso respecto a los atracones

D. Los atracones se producen, de promedio, al menos una vez a la semana durante tres meses.

E. El atracón no se asocia a la presencia recurrente de un comportamiento compensatorio inapropiado como en la bulimia nerviosa y no se produce exclusivamente en el curso de la bulimia nerviosa o la anorexia nerviosa.


La relación entre el cutting y los trastornos alimenticios


Las autolesiones no suicidas (cutting) y los trastornos de la conducta alimentaria se relacionan entre sí, en el 54-61% de los casos de trastornos de la conducta alimentaria se presentan conductas autolesivas no suicidas. Los principales factores involucrados en que se presenten las autolesiones son la falta de regulación emocional, baja tolerancia a la frustración, escaso control de impulsos, factores socioambientales e insatisfacción corporal.

Es por esto que la investigación y el tratamiento de la relación entre las autolesiones no suicidas y los trastornos alimenticios suponen un amplio campo de investigación. Ya que ambas conductas van dirigidas hacía el daño del propio cuerpo y al bajo control de impulsos, principalmente en bulimia nervosa y en trastorno de atracón.


Referencias


Asociación Americana de Psiquiatría (2014). Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5). 5ta. Ed. Arlington, VA: Asociación Americana de Psiquiatría.


Asuero Fernández, R., & Avargues Navarro, M., & Martín Monzón, B., & Borda Mas, M. (2012). Preocupación por la apariencia física y alteraciones emocionales en mujeres con trastornos alimentarios con autoestima baja. Escritos de Psicología - Psychological Writings, 5 (2), 39-45.


Gallego, J. M., Holguera, O. S., Moro, T. M., Pareja, R. M., Graell, B. M. & Pedraz, M. A. (2017) Significación de la autolesión no suicida en mujeres con anorexia nerviosa y bulimia nerviosa: Nure Investigación. 14(90) Recuperado de: file:///C:/Users/tbare/Desktop/TCA/Dialnet-SignificacionDeLaAutolesionNoSuicidaEnMujeresConAn-6278463.pdf


González-Macías, Laura, Romero, Martha, Rascón, María Luisa, & Caballero, Alejandro. (2013). Anorexia nervosa: experiencias familiares sobre el inicio del padecimiento, el tratamiento, la recaída y la remisión. Salud mental, 36(1), 33-39. Recuperado en 12 de abril de 2018, de http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0185-33252013000100005&lng=es&tlng=es.


López C. B., Nuño G. B. & Arias I. A. (s/a) Una aproximación a la estructura familiar de las mujeres con anorexia y bulimia.


Swannell, S. V., Martin, G. E., Page, A., Hasking, P. and St John, N. J. (2014), Prevalence of Nonsuicidal Self-Injury in Nonclinical Samples: Systematic Review, Meta-Analysis and Meta-Regression. Suicide Life Threat Behav, 44: 273–303. doi:10.1111/sltb.12070


Ulloa Flores, R., Contreras Hernández, C-, Paniagua Navarrete, K., & Victoria Figueroa, G.. (2013). Epidemiology and clinical characteristics of self-harm in adolescents attending a child psychiatric hospital. Salud mental, 36(5), 421-427. Recuperado de http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0185-33252013000500010&lng=es&tlng=en.



 

Escrito por: Tania Aréstegui


Estudiante de la licenciatura en psicología por la Universidad Anáhuac México. Egresada del programa académico IDEm (Introducción a la dirección de empresas), avalado por IPADE Business School. Fundadora de VALE LA PENA, amante de la nutella y de Gia, su pinscher miniatura.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page