top of page

La recuperación de la anorexia realmente es un salto de fe

La recuperación de la anorexia realmente es un salto de fe. La decisión de dejar atrás tu trastorno alimentario y elegir la recuperación es una de las cosas más difíciles que tendrás que hacer. ¿Cómo abandonas lo que te ha mantenido? Lo que te consoló. Te apoyó. Te contuvo. Te ayudó a hacer frente. Te dio la excusa para optar por la vida "normal" y esconderte en un rincón.


Debes depositar tu confianza en tu psiquiatra, terapeuta, amigos, familiares, maestros o cualquier otra persona en tu vida que se preocupe lo suficiente. No son el enemigo, quieren trabajar contigo para que estés mejor. Necesitas confiar en ellos y dejar que te ayuden y te apoyen. Abre y déjalos entrar. Es difícil porque no sabes lo que traerá la recuperación. Esperas molestias físicas, angustia emocional y la sensación de fracaso. Pero es mucho, mucho peor de lo que esperabas.


A menos que hayas sufrido de anorexia, no podrías comenzar a comprender el terror que representa el aumento de peso. Al ver que el espacio entre los muslos desaparece, las costillas adquieren la cobertura que tanto necesitaban, el estomago se redondea, las curvas regresan a la parte inferior de las cadera. Todo se está llenando lentamente. Y sin embargo, cada vez que una persona bien intencionada comenta qué tan bien te ves, es como si te hubieran apuñalado en el corazón.


Físicamente, estás hinchada y estreñida. Tu estómago retorciéndose de dolor ya que tiene que tomar más y más comida. El retraso en el vaciado del estómago, los retortijones y el reflujo plagan tu día. La retención de agua aumenta, aún más la angustia, especialmente cuando se infla artificialmente el número en la báscula. Y los sudores nocturnos a medida que recuperas peso son tan desagradables. No es de extrañar que te guste renunciar. La recuperación es un largo proceso lleno de altibajos. No es fácil y no siempre lo harás bien. Pero el secreto es volver a encarrilarse en la próxima oportunidad. La recuperación se sentirá imposible e inalcanzable a veces, pero hay que confiar en el proceso. Confía en las personas que han pasado por esto y lo han experimentado de primera mano. Confía en los expertos que están allí para apoyarte y guiarte. Da el salto de la fe y confía en el proceso. Como alguien que tocó fondo y pasó por la recuperación dos veces, prometo que valdrá la pena. Rachel

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page